En una antigua tienda de mobiliario, en la localidad de Húmera, en Madrid, se desarrollo este proyecto de panadería. Conservando elementos bellos y originales del local como el techo, la mezcla de la calidez de la madera y los colores del mobiliario lo convirtieron en un lugar acogedor del que no querías irte.